Fondos de inversión

La psicología de un buen inversor

By 10 enero, 2020 febrero 14th, 2020 Sin comentarios
La psicología de un buen inversor

Hoy te hablamos de la psicología del buen inversor: sus mejores cualidades y modos de actuar.

Un buen inversor se hace, no nace. Por ello, es importante a la hora de invertir conocer las cualidades que todo aspirante a buen inversor debe ostentar. Si seguimos estos consejos a rajatabla, nuestro proceso inversor será efectivo.

Y es que no, no vale cualquier actitud, debemos comportarnos de forma consecuente y asimilar ciertos rasgos que acompañan a la figura del perfecto inversor para asegurarnos el éxito en nuestros proyectos.

¿Cuáles son estas virtudes?

1. Valentía

Todos tenemos claro que un inversor es una persona que decide asumir un riesgo en cierta medida para rentabilizar determinados ahorros. Debe, para esto, tener valentía, iniciativa, fuerza de voluntad y determinación.

Estas cualidades son las que nos empujan a realizarnos preguntas, a buscar la forma de mejorar nuestra situación, a informarnos y a tomar decisiones que se diferencian de lo que suele hacer la mayoría de personas o que nos sacan de nuestra zona de confort.

2. Autoconocimiento

Antes y durante todo el proceso de inversión,debemos hacernos una pregunta clave muy clara: “¿cuáles son nuestros objetivos?”. Ser claros y honestos con nosotros mismos nos ayudará enormemente a la hora de tomar nuestras decisiones de inversión.

Los expertos sentencian que contar con un objetivo vital claro que justifique la inversión es lo más importante, más importante incluso que el patrimonio. Otras preguntas que nos pueden ayudar a delimitar estos objetivos son: “¿en qué momento nos encontramos?”

3. Realismo

Los especialistas en finanzas lo tenemos claro: ser realista es vital y consiste en conocer perfectamente qué es invertir, dónde invertimos y en qué, así como todos los detalles de nuestro proceso, estar conformes y seguir adelante.

Ser realista también es asumir una cantidad de riesgo que va con nuestra personalidad, estilo de vida, necesidades y metas. Pero el riesgo, por supuesto, entraña cierta posibilidad de que las cosas no salgan como queremos.

4. Educación financiera

Contar con educación financiera es bastante deseable a la hora de invertir y afrontar los distintos altibajos que puede conllevar. Que el inversor o potencial inversor conozca los productos y vehículos en los que invierte, así como que tenga nociones básicas de finanzas es especialmente importante para su desempeño.

La educación financiera nos orientará en torno a los costes, las rentabilidades y los riesgos, aspectos básicos de todo proceso inversor. Y es que, muchas veces se pueden llegar a perder oportunidades por falta de cultura financiera.

No te pierdas nuestro post sobre conceptos básicos de la inversión enlace.

5. Paciencia

La paciencia será tu amiga y aliada. Para que tu proceso inversor tenga éxito y siempre vaya a mejor, dando los frutos que esperas, no debes precipitarte en tus decisiones solo por tratar de ganar algo de dinero a corto plazo.

Tampoco debes obsesionarte con las subidas y bajadas, ya que estos cambios no tienen por qué representar los verdaderos valores de nuestras inversiones. En ocasiones, estas comprobaciones desacertadas nos pueden llevar a vender antes de tiempo.

6. Disciplina

¿Qué es un inversor sin disciplina? Es vital contar con un plan concreto antes de lanzarse a invertir, no precipitarse y educarse para no cometer errores básicos. La disciplina nos aportará esa calma necesaria para tomar las decisiones más acertadas y seguir mejorando en el proceso.

7. Adaptabilidad

Es un rasgo necesario en todo buen inversor, saber adaptarse a las distintas circunstancias que le acontecen a lo largo del proceso. Los mercados, la situación económica, política y fiscal van evolucionando a través de los años y a causa de diversos cambios, que afectan necesariamente a nuestra inversión.

Por ello,es vital saber adaptarse, además de saber discernir entre posibles tendencias pasajeras frente a nuevos mercados o posibilidades que sí son rentables y merecen la pena.

¿Cuáles de estos rasgos sí reconoces en ti mismo?¿Cuáles crees que podrías mejorar? Recuerda, el buen inversor se hace, no nace.

Leave a Reply