Para entender qué tipos de participaciones hay en los fondos de inversión, lo primero es entender qué es un fondo de inversión y de qué está formado.

¿Qué es un fondo de inversión?

Un fondo de inversión es una inversión colectiva administrada por una sociedad con el objetivo de tener cierta rentabilidad. Estos profesionales invierten en productos financieros como acciones o bonos, valores de renta fija, variable, mixta… Todo en lo que se invierte se conoce como patrimonio y si divide este patrimonio en partes aparecen las participaciones, todas con las mismas características y repartidas entre los inversores.

Por otro lado, las personas que depositan sus ahorros (invierten) son conocidas como partícipes, que compran y venden participaciones o las traspasan a otros fondos. A la hora de comprar participaciones se habla de suscripciones y cuando vendemos lo denominamos reembolso.

El precio de estas participaciones se conoce como valor liquidativo. Su cálculo es sencillo, se divide el patrimonio del fondo entre el número total de participaciones. Esta se hace todos los días, por lo que el precio aumenta o disminuye la operación según la rentabilidad de la cartera del fondo.

 

Participaciones en los fondos de inversión


Participaciones
en los fondos de inversión:

Para adecuarse a todos los tipos de clientes las gestoras ponen a disposición diferentes clases de participaciones del mismo fondo.

Cada clase de participación de un fondo de inversión cuenta con un digo ISIN asignado por la Agencia Nacional de Codifiación de Valores para la identificación de valores mobiliarios a nivel internacional. Son 12 caracteres alfanuméricos.

Tipos de participaciones en los fondos de inversión:

Encontramos varios tipos.


Comisiones:

Hay que saber que estas participaciones no están exentas de comisiones, algunas son implícitas y ya están cargadas, como son las deducidas automáticamente del valor liquidativo del fondo de inversión, por lo que el inversor no tiene pagar que nada. Por el contrario, existen otras de las que sí tiene que hacerse cargo el partícipe; el fondo de inversión puede aplicar comisiones a las distintas clases de participaciones según sus propios criterios como el volumen de inversión, la divisa…

No suele funcionar en España ni en todos los fondos, pero puede haber comisiones de suscripción y reembolso, en caso de haberlas no podrá superar el 5% del valor liquidativo de las participaciones. En cuanto al reembolso se puede ahorrar las comisiones retrasando el reembolso o solicitándolo en una fecha concreta. Para ver si existen estas comisiones lo mejor es comprobarlo en el documento de datos fundamentales para el inversor (DFI).

Lo más adecuado antes de contratar un fondo de inversión es asesorarse, bien a través del documento de datos fundamentales para el inversor (DFI) o bien a través de un asesor financiero como Altarius Capital.