El Swing Price es un concepto fundamental en el universo inversor. Hoy descubrirás con nosotros todos los detalles que necesitas conocer.

Contexto

En los fondos de inversiones, el partícipe puede comprar o vender participaciones, en pro de su beneficio, el problema es que a veces perjudica a otros inversores.

Tanta entrada y salida de partícipes supone muchos desajustes en los fondos de inversión y la imposición de ciertas comisiones y gastos a los partícipes, por ello nace el » Swing Price «, una técnica que está aplicando cada vez más gestoras. Swing Price significa «precio oscilante», se trata de una forma de calcular y ajustar los precios del valor liquidativo de los fondos de inversión diariamente, con el fin de evitar la imposición de comisiones al suscribir o reembolsar participaciones.

El objetivo es el de proteger al inversor considerado de largo plazo para que no haya afectado su rentabilidad a pesar de que haya ventas; y proteger y atraer a los nuevos participantes en el caso que haya compras. Es una manera de «penalizar» a los inversores que «más juegan» con los costes de negociación derivados de la entrada o salida de participaciones.

En resumen, este tipo de mecanismos van dirigidos a proteger al inversor de los daños colaterales que tienen los movimientos de los grandes, les protege de la dilución de su participación.

 

¿Cómo se calcula el Swing Price?

 

Precio de oscilación

 

Hay que basarse en el valor liquidativo. Este se calcula todos los días al cierre del mercado. Se ajusta el patrimonio del fondo y se divide por el número de participaciones, teniendo en cuenta las suscripciones y los reembolsos.

Valor liquidativo = Patrimonio del fondo / Número de participaciones en circulación

Este dato es de conocimiento público, tanto el gestora como los boletines oficiales de las Bolsas de valores lo difunden.

Una vez calculado hay que aplicar la técnica del Swing Price, y se pueden dar dos supuestos:

 

De esta forma se consigue un equilibrio, aunque puede parecer que perjudica a los participantes en el momento de entrar o salir del fondo, a la larga se obtienen beneficios, pues no se ven perjudicados en ningún caso por las entradas o salidas de otros inversores.

Las gestoras internacionales llevan usando esta técnica desde hace años, Reino Unido fue pionero, incluyó este mecanismo en 2001, Luxemburgo en 2006 y no fue hasta 2014 cuando Francia comenzó a utilizarlo. Mientras que España está empezando, pues apenas lleva un año realizando el Swing Price. Esperamos haberte ayudado a conocer este interesante concepto emergente en nuestro país.