¿Cuáles son las ventajas de la tributación en los fondos de inversión? Y sobre todo… ¿Cómo se pueden exprimir al máximo? En el siguiente post te explicamos todo lo que tienes que saber, para llevarlo a cabo de manera óptima.

¿Sabes qué el producto financiero con más ventajas tributarias son los fondos de inversión? Sí, como oyes. Nos evita tener que tributar por los rendimientos año tras año, por una característica que tiene este producto solo en España: Los traspasos entre fondos no son considerados como una venta y posterior compra. No tienen repercusiones fiscales.

Es decir, no hay que pagar impuestos por traspasar capital entre fondos de inversión. Este proceso es muy simple, tan sólo un sencillo aviso a la sociedad gestora de cada fondo y en unos días tendremos el capital en el lugar que deseamos. Pero lo más importante es que esta operación no tiene ningún tipo de consecuencias fiscales. Por eso es una de las principales ventajas de la tributación que se explotan más, pero hay más.

Ventajas de la tributación 

Una de las primeras cosas que tenemos que saber de los fondos de inversión es que están libres de tributación hasta el momento de su reembolso. Esto quiere decir que, en el momento en el que decidas retirar el dinero invertido o el beneficio que hayas obtenido, es el momento en que se realiza la tributación. Esta tributación está inspirada en la base imponible del ahorro en el IRPF y se declara como ganancias o pérdidas patrimoniales.

Pero aquí tenemos que tener en cuenta una de las principales ventajas de la tributación en los fondos de inversión; En caso de que reinvirtamos las ganancias de los fondos en otros nuevos, dichas ganancias no tendrán que tributar, por lo que sólo pagaremos impuestos si los beneficios están en nuestro poder. Mientras el capital siga invertido, no habrá que pagar impuestos de ningún tipo.

Otra ventaja a tener en cuenta es la figura del traspaso entre fondos. El traspaso entre distintos fondos está exento de tributación, por lo que podrás mover tu dinero de un fondo a otro sin tener que tributar. No importa que hayas obtenido beneficios o pérdidas.

El diferimiento fiscal es otra de las mejores maneras de aprovechar las ventajas de la tributación en los fondos de inversión. ¿En qué consiste exactamente esta táctica? Consiste en conservar el capital en nuestro poder el mayor tiempo posible (evitando mediante el diferimiento pagar impuestos), pues de esta manera, nos generará un mayor rendimiento este capital.

En conclusión, la característica más relevante de los fondos de inversión en cuanto a la tributación, es que el inversor no tributa hasta el momento en que decide solicitar el reembolso de su inversión y que, una vez retirada la inversión ya diferencia de otros productos como los depósitos, las plusvalías que se generan tributan como renta patrimonial, es decir, de forma progresiva.