Elegir entre un fondo indexado y un fondo ETF es como elegir entre la gestión activa o pasiva. Es demasiado complicado y difícil. Por eso en este post te explicaremos todo sobre estos dos fondos para ayudarte a elegir. ¡Allá vamos!

La rivalidad entre los defensores de la gestión activa y la gestión pasiva es de sobra conocida. Los primeros defienden que hay que seguir diferentes estrategias para conseguir mayor rentabilidad, mientras que los segundos creen que replicando un determinado índice se consiguen los mejores resultados. El desarrollo de esta última estrategia se basa en diferentes productos, entre los que destacan los fondos indexados y los ETF. Productos en apariencia similares, pero con importantes diferencias que el inversor debe tener en cuenta.

¿Qué es un fondo indexado?

Un fondo indexado tiene la misma estructura legal y formal que un fondo de inversión tradicional, pero a diferencia de este último no hace una “gestión o selección activa” de las acciones que lo componen, sino que simplemente compra “pasivamente” y constantemente todos los componentes del índice. Al ser un fondo de inversión tiene un valor liquidativo único al final del día.

¿Qué es un fondo ETF?

Un fondo indexado cotizado o ETF es un híbrido entre un fondo de inversión y una acción. ¿Por qué? Porque al igual que un fondo indexado, replica un índice. Pero, en vez de tener un valor liquidativo al final del día, al cotizar en bolsa, tiene un valor liquidativo que se actualiza constantemente mientras el mercado donde cotiza esté operativo.

¿Fondo indexado o ETFs?

Para elegir entre uno u otro fondo de inversión tenemos que tener en cuenta sus diferencias. Y sobre todo, aquellas que influyen más en la decisión de invertir.

¿Cómo elegir entre un fondo indexado o un ETF?

Nuestras conclusiones son las siguiente; Hay que tener en cuenta que las diferencias fiscales entre uno u otro fondo son notables. Pues mientras que con el indexado podemos beneficiarnos del diferimiento del pago de impuestos y tener una estrategia financiero-fiscal a largo plazo, con el ETF no.

Pero también debemos de tener en cuenta en qué invertimos. A pesar de que los fondos indexados cubren casi todos los índices bursátiles, si se eligen otros tipos de activos los ETF ofrecen una variedad más amplia.

¿Y a ti cuál de los dos fondos te ha gustado más? ¿Los fondos indexados o los fondos ETF? Déjanos en los comentarios tus impresiones. Además, si quieres informarte más sobre ellos para crear tu propia cartera de inversión, no dudes lo dudes más. Y contáctanos en Altarius Capital.